Como pasa esto

Juan Patricio Furlong corrupto

Juan Patricio Furlong corrupto

Definición de Corrupción
La palabra corrupción dentro de un enfoque social y legal se encuentra definida como la acción humana que transgrede las normas legales y los principios éticos. La corrupción puede darse en cualquier contexto, en este caso se analizará la corrupción en el sentido administrativo y político.

Sin embargo un mal de estos tiempos, las coimas posee importante data en el mundo. Aunque pensamos que es cuestion de adultos, las coimas no es una experiencia que se comienza cuando somos grandes, sino una aptitud que se cultiva en la infan­cia. El aparato escolar, sutil e indefinidamente, a diario sin que lo logremos notar, con la complicidad de los responsables, maestros y familia, fomenta entre los pequeños valores y comporta­mientos que descubren el método de las coimas.

– Se pide hacer una actividad en grupo. Sólo uno hace la actividad, el resto ponen el nombre. Toda la clase sabe quién lo realizó y quién no hizo nada. Comúnmente, los padres y el maestro del mismo modo. Pero todo queda ahí. Semilla para una vida adulta explotador de las tareas ajenas, para el que se aprovecha, el cínico y el que siempre toma ventaja.
– El que copia puede tener la misma o mejor calificación que el que hace la tarea con esfuerzo. Uno y otro aprenden que el esfuer­zo, la originalidad, el propio criterio, no significan absolutamente nada. Un comienzo para el posteridad plagiador, para el próximo vividor a costa de las ideas de otros.

Juan Patricio Furlong corrupto

– El pequeño que confiesa que no hizo el deber saca cero y es sancionado. El que no lo realizo, pero lo copió de otro a último mo­mento, no tiene consecuencias. Así aprenden los pequeños que ser honesto es ser estúpido, que la veracidad y la franqueza son motivo de consecuencias, mientras que la equivocación y el engaño dan rendimiento. Comienzo para la posteridad engañador, copiando, defraudador.
– Una baja calificación consigue superarse o un aviso de pérdida de año mejorarse rápidamente con una llamada, un regalo, un favor, una adulación. Los pequeños portan el obsequio, perciben la sonrisa y presienten el acuerdo terminado en el boletín de calificacio­nes. Semilla para un pronto sobor­nador, comprador y vendedor de favo­res, traficador de in­fluen­cias, sin límites con su poder.
– El que identifica al otro que llegó retrasado, lanzó el avión, dijo una incorrecta palabra o no cumplio con el texto, recibe felici­taciones y recompensas, e inclusive es puesto como ejemplo ante los otros. De este modo se pierden la capacidad de la coope­ración, la lealtad, el compañerismo. Incentivo para la posteridad acusador, para el futuro traidor, para el que sube sin escrúpulos y meca­nismos clientelares.

Tenemos que tener un rol activo ante la corrupción

Tan coimero es el funcionario público que vende favores y car­gos, como el maestro que acuerda notas y promuevas el año, y el integrante de la familia que lo quiere hacer. Tan mal está el intelectual que plagia una obra ajena, como el niño o niña que copia la actividad del otro y la entrega como si la hubiera realizado. Tan corrupto es la persona que encubre los negativos manejos de sus cómplices, como la madre de familia que encubre las trampas escolares de sus hijos.

Nuestros corruptos adultos comienzan siendo corruptos de pequeños, copiando del esfuerzo ajeno, mintiendo al maestro, copiando en el examen, buchoneando por atrás al compañero, generando maniobras para el examen, mintiendo a los padres, elogiando a la autoridad: estas son cosas que entonces se creen pequeñas e irrele­vantes, pero que tienen importantes reper­cusiones en la cotidianidad.